EL DECAMERÓN y CALLE MAYOR, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

El Cine Club Chaplin llega a la última sesión del trimestre ofreciendo un histórico programa doble formado por dos películas clásicas que, por distintos motivos, ocuparon espacios de excepcional importancia en su momento, El Decamerón, de Pier Paolo Pasolini (1971) y Calle Mayor, de Juan Antonio Bardem (1956).

Pier Paolo Pasolini llena toda una fecunda época del cine italiano, para el que supuso una auténtica revolución estética e ideológica, tras el esplendor del neorrealismo de la posguerra. Un cine austero, cargado de mensajes sobre la condición humana, muchos de ellos extraídos del mundo clásico, en el que era especialista por su condición de profesor de literatura. En el tramo final de su vida (truncada violentamente en 1975), Pasolini dio un giro espectacular a su trabajo y desarrolló la que llamó “Trilogía de la vida”, formada por espectacular versiones en color de tres clásicos, El Decamerón (1971), Los cuentos de Canterbury (1972) y Las mil y una noches (1974), un enorme fresco visual, rodadas todos en un color brillante, luminoso, en contraste con la sequedad en blanco y negro de sus anteriores películas, una explosión, en fin, de lujuria, sensualidad y hedonismo. Así, El Decamerón, visto por Pasolini, es un verdadero placer para los sentidos y una inmersión en el buen cine.

Por su parte, Calle Mayor es, con toda seguridad, la gran película rodada en Cuenca, compartiendo escenarios con Palencia y Logroño. A este título fundamental del cine español, rodado por Juan Antonio Bardem en 1956, dedicó el Cine Club un seminario y una exposición en el mes de noviembre, además de conseguir que el Ayuntamiento imponga el nombre del director a una calle de la ciudad. El ciclo se cierra ahora con la oportunidad de volver a ver la película (interpretada por José Suárez y Betsy Blair) en pantalla grande, una ocasión excepcional para volver a disfrutar de uno de los extraños casos en que una película mejora con el tiempo, sin haber perdido ni un ápice de su fuerza narrativa y visual original. Como paso previo, se proyectará una entrevista de 15 minutos realizada a Juan Antonio Bardem en la Posada de San José, de Cuenca, en la que cuenta sus opiniones sobre la vida, el cine y el rodaje de Calle Mayor.

Esta sesión doble tendrá lugar el miércoles, día 29 de marzo. El Decamerón, en versión original subtitulada, se proyectará a las 17 y 22 horas, mientras que la entrevista a Bardem y Calle Mayor podrán verse a las 19,30 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

LA DONCELLA, EN EL CINE CLUB CHAPLIN. ATENCIÓN AL CAMBIO DE HORARIO

El Cine Club Chaplin presenta esta semana una película coreana, cinematografía poco frecuente en las pantallas españolas, a pesar de que en los últimos años algunos directores de aquel país han conseguido una apreciable consideración en occidente. Es el caso de Park Chan-woo, firmante de La doncella, un título repetidamente galardonado en diferentes festivales y en cuyo trabajo se valora tanto la riqueza argumental de sus films como la belleza estética que consigue imprimir a las imágenes.

La doncella está ambientada en Corea, durante la ocupación japonesa previa a la segunda guerra mundial, cuando una rica heredera nipona contrata a una criada del país invadido, estableciéndose entre ellas una relación de cierta confianza, que intentará ser aprovechada por un buscavidas a la caza de oportunidades y descuidos.

Se trata, como es fácil adivinar por estas palabras, de una intriga que llegará a ser apasionante y en la que adquiere una enorme profundidad la forma en que Chan-woo analiza a sus personajes y sigue sus evoluciones interiores con un detallismo sorprendente y a través de imágenes de considerable atractivo visual.

La doncella tiene una duración de 144 minutos y por eso será proyectada, en versión original subtitulada, en un horario especial, este miércoles, 22 de marzo, a las 4,50 y 7,30 de la tarde y 10,10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada.

PATERSON, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

Llega al Cine Club Chaplin una de las películas recientes más extrañas y, a la vez, atractivas, desde la originalidad de su propuesta hasta la sorprendente puesta en escena que imprime el director Jim Jarmush, sin duda una de las figuras más interesantes del cine independiente americano.

Paterson es, a la vez, el nombre de un conductor de autobús y de la ciudad en que trabaja. El conductor Paterson se levanta cada mañana, se despide cariñosamente de su mujer y monta en el autobús, dispuesto a conducir por las calles de Paterson, pero en cada ocasión que se le presenta, saca un cuaderno y se pone a escribir poemas. Son versos sencillos, inspirados en la observación de lo cotidiano, de manera que las vivencias cotidianas de cada momento se transforman en elaborada literatura a través de la inspiración de este improvisado poeta que encuentra en la escritura la forma de poder dar una nueva visión a su vida.

Jarmush utiliza para su película los versos de un poeta real, Ron Padgett y con estos elementos, el director elabora su sorprendente relato, cargado de belleza narrativa, de sensibilidad.

Paterson tiene una duración de 118 minutos y se proyecta este 15 de marzo, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada.

Previamente se podrá ver el cortometraje Tiger, dirigido por Ana Clotet.

LA MUERTE DE LUIS XIV, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

sin-titulo1Llega al Cine Club Chaplin la película La muerte de Luis XIV, con la que el director español Albert Serra acomete su proyecto más ambicioso, a la vez que también el más arriesgado, por la complejidad de su planteamiento y la ambientación ciertamente claustrofóbica en que se desenvuelve una propuesta verdaderamente osada: la agonía del rey Luis XIV, filmada de una manera detallista, milimétrica, siguiendo paso a paso lo que siente el monarca en sus últimos momentos pero también lo que sucede a su alrededor.

La película tiene una sola escena en exteriores, que marca el comienzo del relato, para pasar luego a la cámara real donde se encuentra el monarca. Es obvio que, en este caso, no existe intriga alguna: todos sabemos cual va a ser el final, la muerte del rey. Lo importante y valioso en esta película sorprendente es la forma minuciosa en que el director recoge los mínimos sucesos que van jalonando el paso del tiempo, hasta llegar al desenlace.

Protagonizada por Jean-Pierre Léaud, el mítico Antoine Doinel de tantas películas de Truffaut, el film tiene una duración de 102 minutos y se proyecta este 21 de marzo, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada.

Previamente se podrá ver el cortometraje Sara a la fuga, dirigido por Belén Funes.

HISTORIA DE UNA PASIÓN, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

sin-titulo1De un modo pausado, a la vez que sistemático, Terence Davies (Liverpool, 1945) ha ido sedimentando una notable capacidad estética para la recreación de ambientes cinematográficos peculiares, aquellos que no tienen nada que ver con los caminos trillados de la vulgaridad.

En su filmografía, no muy extensa, hay piezas verdaderamente memorables y entre ellas se sitúa ya su última película, Historia de una pasión, que este miércoles ocupa la sesión número 1546 del Cine Club Chaplin.

En esta ocasión toma como punto de referencia la vida de una mujer ciertamente singular para su época, Emily Dickinson (1830-1886), dotada de una personalidad excéntrica, que desafió todas las convenciones sociales, incluidas las impuestas por la religión y la moral, a pesar de que en toda su vida no se movió de su ciudad natal, Amherts, en el estado americano de Massachusetts, dedicándose a la escritura poética.

Publicó muy poco en vida, pues el conjunto de sus casi dos mil poemas fueron descubiertos después de morir, hasta ser considerada hoy una de las figuras esenciales de la literatura estadounidense.

Interpretada por Cynthia Nixon, Historia de una pasión, se proyecta este 22 de febrero, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada, con una duración de 125 minutos.

Precisamente por esta larga duración, en esta sesión no se proyectará cortometraje.

EL CIUDADANO ILUSTRE, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

fotocineclubHace apenas unos días, El ciudadano ilustre ha recibido el Goya a la mejor película hispanoamericana del año, mientras que también está incluida en las nominaciones al Óscar a la mejor película extranjera. Son dos datos suficientes para avalar uno de los títulos que ha merecido más amplios y valiosos reconocimientos desde que saltó a las pantallas hace unos meses, entre ellos la Espiga de Plata en el festival de Valladolid y el premio al mejor actor (Óscar Martínez) en el festival de Venecia.

El argumento tiene suficientes dosis de originalidad a la vez que de ironía, sin que falten muy agudas observaciones sobre la vida y el carácter de los argentinos, un pueblo tan pasional como apasionado, pero que nunca ha tenido un escritor capaz de ganar el Nóbel, lo que se viene considerando como un agravio de la Academia sueca, a la que se culpa de la manifiesta injusticia de no habérselo dado al gran autor nacional, Jorge Luis Borges.

¿Qué hubiera ocurrido o qué ocurriría si un argentino recibiera el Nóbel? Esa es la fábula que inventan los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat, inventores de un galardonado escritor que vuelve a su pueblo natal tras una larga etapa en Europa, provocando el lógico revuelto en la hasta entonces tranquila comunidad pueblerina.

El ciudadano ilustre se proyecta este miércoles, día 15 de febrero, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca. Previamente se proyectará el cortometraje 2037, dirigido por Enric Pardo e interpretado por Berto Romero y Alexandra Jiménez.

AMOR Y AMISTAD, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

sin-titulo1Jane Austen es una novelista británica cuya obra se mantiene en permanente vigencia dos siglos después de haber vivido, con argumentos que han sido muy atractivos para el cine, al que vienen bien esas intrigas por lo común vinculadas a una clase social elegante, en que tienen cabida situaciones vinculadas a los dos términos que campean en el título de la película que este miércoles llega al Cine Club, el amor y la amistad, envueltos en un aroma romántico y decadente, que al cine inglés se le da muy bien.

Amor y amistad lleva la firma del director americano Whit Stillman, cuya obra hasta ahora corta afronta por primera vez una ambientación clásica. La acción gira en torno a una mujer, viuda sin fortuna, alojada provisionalmente en una casa de campo propiedad de un familiar, desde la que alimenta rumores de todo tipo sobre una conducta que no todos consideran ejemplar.

Una comedia bien escrita, elegante, con un suave toque de ironía muy al gusto inglés, que puede verse, con una duración de 92 minutos, este miércoles, 8 de febrero, en versión original subtitulada en español, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

Previamente se proyectará el cortometraje El Edén, dirigido por Andrés Ramírez Pulido