China

MÁS ALLÁ DE LAS MONTAÑAS, ESTE JUEVES, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

foto_cineclubEl Cine Club Chaplin presenta este jueves, día 27 de octubre, una película de procedencia y temática china, Más allá de las montañas, dirigida por Jia Zhang-ke, que se viene caracterizando por mantener posiciones críticas no siempre bien vistas por el severo régimen político que rige en su país.

Nacido en la provincia de Shanxi, en 1970, todas sus películas han sido rodadas en ella, exponiendo siempre temáticas contemporáneas que nada tienen que ver con aquellas otras películas chinas orientadas hacia cuestiones históricas.

Por tanto, obras de este tipo nos pueden ayudar a conocer mejor algunas de las cosas que están sucediendo en aquel dilatado y variado país en el que también, como sucede en el relato de hoy, pueden surgir historias amorosas, con sus inevitables complicaciones.

Zhang-ke plantea un típico triángulo amoroso, el formado por una joven y dos candidatos, cuyas personalidades y perspectivas económico-laborales son bien diferentes. Como es natural, el corazón y la mente de la joven están divididos entre ambas opciones, consciente de que la elección ha de condicionar claramente su definitivo futuro.

Dividida en dos grandes secciones, el ayer y el hoy, Más allá de las montañas llega al Cine Club este jueves, día 27, en versión original subtitulada y con una duración de 131 minutos, en sesiones de las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

28 de noviembre 2012: AMOR BAJO EL ESPINO BLANCO

Título original: Shan zha shu zhi lian. Nacionalidad: China. Director: Zhang Yimou (2010). Productores: Cao Hyuai, William Kong, Hugo Shong y Zhang Weiping. Argumento: la novela “Hawthorn tree forever” de Ai Mi. Guion: Yin Lichuan, Gu Xiaobai y Ai Mi. Fotografía: Zhao Xiaoding. Diseño de producción: Wu Ming. Música: Qigang Chen. Montaje: Peicong.

Actores: Zhou Dongyu (Jing), Shawn Dou (Sun), Xi Meijuan (madre de Jing), Li Xuejian (Zhang), Cheng Taishen (Sr. Luo), Sa Rina (tía)

Duración: 121 minutos. Versión original con subtítulos en español

 Jing, una colegiala ingenua de la ciudad debe trasladarse a un remoto pueblo en la montaña para su “reeducación” durante la Revolución Cultural. Su padre ha sido encarcelado por “derechista” y su madre lucha para alimentar a sus tres hijos. Jing sabe que tanto su futuro como el bienestar de su familia dependen de su buen comportamiento en opinión de las autoridades. Pero su prudente y tranquila existencia se ve trastocada cuando se enamora de Sun, el encantador hijo de un militar de élite.

 Zhang Yimou regresa a sus orígenes, al cine intimista y cercano de sus primeros films, los que sirvieron para asentar su prestigio como el mejor exponente del cine chino contemporáneo, aquellas películas, casi todas vistas en el Cine Club, que ayudaron a difundir en el mundo las nuevas circunstancias que estaban formándose en el poderoso y siempre misterio país oriental. Yimou (Xi’an, 1950) estudiaba la educación secundaria cuando estalló la revolución cultural, en 1968. Por ese motivo tuvo que suspender sus estudios para trabajar en granjas de campo y en una hilandería. Intentó matricularse varias veces en el Instituto de Cine de Pekín, lo que logró por fin en 1982, tras apelar directamente al ministro de Cultura, por haber superado la edad reglamentaria.

Trabajó en los estudios de Guanxi como director de fotografía en Uno y ocho. En 1984 trabajó en la fotografía de Tierra amarilla junto con Chen Kaige, obteniendo diversos premios en festivales internacionales. Fue actor protagonista de Pozo viejo, de Wu Tianming, obteniendo el premio al mejor actor en el festival de Tokio. Debutó en la realización en 1987 con Sorgo rojo, que obtuvo el Oso de Oro en Berlín. Detrás vinieron Semilla de crisantemo (1989), La linterna roja (1991), Quiu Ju, una mujer china (1992) y La joya de Shangai (1995), a las que han seguido, ya en los últimos años, Keep Cool (1997), Ni uno menos (1997), Happy Times (2001), Hero (2002), La casa de las dagas voladoras (2004) y La maldición dorada (2007), entre otras. Su anterior película, Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos, pudimos verla en el cine club el 26-10-2011. En esta nueva ocasión, aunque Yimou utiliza un texto literario, la novela de Ai Mi (editada en España por Suma de Letras), aporta su propia experiencia porque como se apunte en la nota biográfica anterior, el proceso desencadenado por la revolución cultural también le afectó y, como la protagonista de esta película, fue enviado durante tres años a un remoto lugar de la China rural para su reeducación, una experiencia que recuerda con pavor: “La aterradora sensación de ser inferior me ha perseguido desde entonces. Incluso cuando aprobé el examen de ingreso en la Escuela de Cine estaba preocupado por si me rechazaban a causa de mi historial familiar” pero no quiso hacer el film por eso, sino porque le conmovió la historia de amor que contiene.

El proyecto inicial quedó interrumpido cuando recibió el encargo de preparar y dirigir el espectáculo inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín y lo pudo retomar al término de aquel trabajo, verdaderamente espléndido (más aún si lo comparamos con el reciente de Londres), contando para ello con actores desconocidos, todos ellos noveles. La debutante Zhou Dongyu consiguió el premio a la mejor interpretación en el festival de Valladolid.