Danis Tanovic

LA MUJER DEL CHATARRERO, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

mujer_chatarrero

El cine realizado en los países formados tras la disgregación de la antigua Yugoslavia viene demostrando un gran dinamismo, que se ha manifestado ya en varios títulos muy notables, con el reconocimiento añadido de premios obtenidos en festivales internacionales.

A ese grupo pertenece La mujer del chatarrero, una coproducción entre Bosnia-Herzegovina, Francia, Eslovenia e Italia, dirigida por Danis Tanovic, un creador muy interesante del que ya hace un par de años se pudo ver Cirkus Columbia. Una característica común a estos creadores es que junto a una potente imaginación que linda el territorio de la fantasía, sus argumentos se encuentran férreamente vinculados al suelo y, en especial, a las circunstancias, nada fáciles, en que se desenvuelve la vida cotidiana en aquellos países. La película obtuvo el gran premio del jurado en el festival de Berlín, donde también se concedió el oso de plata a la mejor interpretación masculina al protagonista, Nazif Mujic. El film, que tiene una duración de 74 minutos podrá verse este miércoles día 9 de abril, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en sesiones, de las 17 horas, 19,30 y 22 horas.

 

Anuncios

16 de noviembre: Cirkus Columbia

Título original: Cirkus Columbia. Nacionalidad: Bosnia-Herzegovina, Francia, Reino Unido, Alemania, Eslovenia, Bélgica, Serbia. Dirección: Danis Tanovic (2010). Producción: Amra Baksic Camo, Marc Baschet, Cédomir Kolar y Mirsad Purivatra. Argumento: la novela de Ivica Djikic. Guion: Danis Tanovic. Fotografía: Walther Van Den Ende. Diseño de producción: Dusan Milavec y Sanda Popovac. Montaje: Petar Markovic Actores: Miki Manojlovic (Divko), Mira Furlan (Lucija), Boris Ler (Martin), Jelena Stupljanin (Azra), Milan Strljic (alcalde). Versión original con subtítulos en español

Duración: 113 minutos

Bosnia y Herzegovina, año 1991. Los comunistas han caído y Divko Buntic regresa a la pequeña ciudad donde creció para reclamar la casa familiar. Después de vivir exiliado 20 años en Alemania, Divko aparece con su llamativo Mercedes rojo, su novia Azra, joven y sexy, su gato negro de la suerte y los bolsillos llenos de marcos alemanes. El objetivo: desalojar a la fuerza a Lucija y a Martin, su hijo de 20 años.

Hijo de padres bosnios, Danis Tanovic (Zenica, Bosnia- Herzegovina, 1969) se crio en Sarajevo, donde también recibió su educación primaria y secundaria. Asistió al conservatorio de música de su ciudad donde aprendió a tocar el piano. Más tarde, Tanovic decidió estudiar en la Academia de Artes de Teatro de Sarajevo. Sin embargo, debido al asedio de la ciudad se vio obligado a dejar sus estudios en 1992. De inmediato se unió a un equipo de filmación que siguió al ejército de Bosnia y Herzegovina, yendo a misiones peligrosas. El material que Tanovic y el equipo de filmación produjeron en aquel entonces ha sido utilizado en numerosas películas y noticias sobre el asedio de Sarajevo y la guerra de Bosnia. Un año más tarde, Tanovic decidió reanudar sus estudios, esta vez en Bruselas, la capital de Bélgica y completó
sus estudios con excelentes notas. Durante esa etapa hizo varios documentales, aclamados por la crítica.Trabajó como cámara de TV en la guera de los Balcanes, lo que le dio la oportunidad de rodar varios cortos como L’aube (1996) y material para su primera película, En tierra de nadie. Él escribió el guión y dirigió la película, que se terminó en 2001 y se estrenó en el festival de Cannes de ese año, donde ganó el premio al mejor guión, seguido de numerosos premios, incluyendo el Óscar a la Mejor Película de habla no inglesa. En total, En tierra de nadie ganó 42 premios, incluyendo el el Premio de la Academia del Cine Europeo al Mejor Guion, el César a la mejor película en 2001 y el Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera en 2002. Como respuesta internacional, la película fue bien acogida por los críticos y los espectadores, por su humor oscuro y su fascinante historia sobre lo absurdo de la guerra. Participó en la película colectiva sobre el 11-S y entre 2003 y 2004 estuvo en Afganistán ayudando a reconstruir el arruinado cine de aquel país. Al cineasta no le gusta que le digan que está obsesionado con la guerra que separó la ex Yugoslavia, pero reconoce que ese conflicto aún le afecta. Y le sigue afectando porque,dice, “desafortunadamente la misma gente que hace 20 años controla el país. El nacionalismo está allí, todo está allí”. Una postura que se distancia bastante del humor negro y el sarcasmo que son las señas de identidad de la mayoría de sus películas, como es el caso de “Cirkus Columbia”, aspecto, este del humor para tratar situaciones reales, que interesa mucho más al director bosnio que su presunta obsesión política.