EEUU

“MANCHESTER FRENTE AL MAR” EN EL CINE CLUB CHAPLIN

La deprimente visión de una cartelera comercial marcada por títulos absolutamente banales (por no decir otra palabra más fuerte) se compensa por la aparición esporádica de otros que nos reconcilian con el cine. Manchester frente al mar es una de esas películas, calificada ya como una de las más importantes de la década y aún de un periodo mucho más amplio.

Sólida, contundente, seria, profunda, bien narrada, con una banda sonora excelente, con personajes creíbles y con una dirección firme que lleva el hilo conductor de manera segura para ir desgranando cada uno de los elementos que integran esta historia esencialmente ocupada por seres y sentimientos humanos.

Aquí no hay efectos especiales ni truculencias baratas. Oscar al mejor guión original y oscar también para el actor Casey Affleck, además de otros muchos premios en festivales, jalonan la trayectoria de Manchester frente al mar (Manchester-by-the-Sea es una pequeña ciudad costera del estado de Massachussets, de apenas 5.000 habitantes) con la que el director Kenneth Lonergan firma su tercera película y entra con ella en el territorio vedado para los grandes nombres del cine.

El punto de partida es un hombre solitario, desengañado, algo triste, cuya vida sufrirá un cambio radical al morir su hermano y tener que hacerse cargo de su sobrino, un joven adolescente. El presente se mezcla con el pasado para elaborar una historia tan densa como apasionante.

Manchester frente al mar es la sesión número 1560 del Cine Club Chaplin, tiene una duración de 137 minutos y se proyectará este miércoles, 7 de junio, en versión original subtitulada en español, a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

Anuncios

PATERSON, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

Llega al Cine Club Chaplin una de las películas recientes más extrañas y, a la vez, atractivas, desde la originalidad de su propuesta hasta la sorprendente puesta en escena que imprime el director Jim Jarmush, sin duda una de las figuras más interesantes del cine independiente americano.

Paterson es, a la vez, el nombre de un conductor de autobús y de la ciudad en que trabaja. El conductor Paterson se levanta cada mañana, se despide cariñosamente de su mujer y monta en el autobús, dispuesto a conducir por las calles de Paterson, pero en cada ocasión que se le presenta, saca un cuaderno y se pone a escribir poemas. Son versos sencillos, inspirados en la observación de lo cotidiano, de manera que las vivencias cotidianas de cada momento se transforman en elaborada literatura a través de la inspiración de este improvisado poeta que encuentra en la escritura la forma de poder dar una nueva visión a su vida.

Jarmush utiliza para su película los versos de un poeta real, Ron Padgett y con estos elementos, el director elabora su sorprendente relato, cargado de belleza narrativa, de sensibilidad.

Paterson tiene una duración de 118 minutos y se proyecta este 15 de marzo, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada.

Previamente se podrá ver el cortometraje Tiger, dirigido por Ana Clotet.

TODOS QUEREMOS ALGO, ESTA SEMANA EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

sin-titulo1Una mirada muy cercana, y sin embargo, a un tiempo que nos parece ya muy lejano, la América de los años 80 del siglo pasado que es también, a la vez, el mundo en su conjunto.

En Todos queremos algo vamos a asistir a la evolución de una generación que, como todas, empezó siendo joven, pasando desde el instituto a la Universidad para luego madurar, a la fuerza, envueltos todos por la crisis política generada por el Watergate, el final de la guerra de Vietnam, la llegada de Ronald Reagan, la desaparición de valores que se creían consolidados y la aparición de otros nuevos que, al fin y al cabo, nos iban a traer a donde ahora estamos.

Richard Linklater, uno de los directores más lúcidos del actual cine de Hollywood, cuyo prestigio quedó consolidado con Antes del amanecer, una de las grandes películas de los últimos veinte años, afronta con singular maestría, con profundo detallismo, esa evolución de un grupo humano que desde la alegre inconsciencia juvenil va a verse abocado a asumir que ha llegado la hora de la madurez.

Todo ello envuelto en una impresionante banda sonora, por la que desfilan The Cars, Dire Straits, Fran Zappa, Van Halen, The Knack y todo un colosal repertorio que resume, sonoramente, musicalmente, aquella época trepidante, tan próxima y, sin embargo, inmersa ya en la historia.

Todos queremos algo tiene una duración de 117 minutos y podrá verse en el Cine Club Chaplin este miércoles, día 30 de noviembre, en sesiones de las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.