España

“PROYECTO LÁZARO”, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

La sesión semanal del Cine Club Chaplin presenta este miércoles, día 17, una película española inmersa en el ámbito de la ciencia-ficción y el futurismo, aunque todo no es como parece. Mateo Gil, que tiene en su poder cuatro premios Goya (tres como guionista y otro como director de un cortometraje), y que ya había dirigido la excelente Blackthorn, asume ahora una historia que, siendo totalmente fantástica, apunta a unas imaginativas posibilidades en un mundo por ahora inalcanzable.

Proyecto Lázaro ofrece una atrevida especulación sobre lo que podría suceder si un hombre, cuya esperanza de vida es muy limitada, decide congelar su cuerpo y sesenta años más tarde los médicos proceden a su reanimación, convirtiéndose así en el primer ser humano resucitado. Al recuperar la conciencia, descubre que el gran amor de su vida, Naomí, le ha estado acompañando de una manera muy sorprendente y ese, en realidad, es el auténtico meollo de la historia, que no es un alegato científico sino una explosión de romanticismo amoroso y una arriesgada exploración de sentimientos y pensamientos afectados por el transcurso del tiempo.

Proyecto Lázaro tiene una duración de 112 minutos y podrá verse este miércoles, día 17, en versión original inglesa con subtítulos en español, a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

Anuncios

LA MUERTE DE LUIS XIV, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

sin-titulo1Llega al Cine Club Chaplin la película La muerte de Luis XIV, con la que el director español Albert Serra acomete su proyecto más ambicioso, a la vez que también el más arriesgado, por la complejidad de su planteamiento y la ambientación ciertamente claustrofóbica en que se desenvuelve una propuesta verdaderamente osada: la agonía del rey Luis XIV, filmada de una manera detallista, milimétrica, siguiendo paso a paso lo que siente el monarca en sus últimos momentos pero también lo que sucede a su alrededor.

La película tiene una sola escena en exteriores, que marca el comienzo del relato, para pasar luego a la cámara real donde se encuentra el monarca. Es obvio que, en este caso, no existe intriga alguna: todos sabemos cual va a ser el final, la muerte del rey. Lo importante y valioso en esta película sorprendente es la forma minuciosa en que el director recoge los mínimos sucesos que van jalonando el paso del tiempo, hasta llegar al desenlace.

Protagonizada por Jean-Pierre Léaud, el mítico Antoine Doinel de tantas películas de Truffaut, el film tiene una duración de 102 minutos y se proyecta este 21 de marzo, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca, en versión original subtitulada.

Previamente se podrá ver el cortometraje Sara a la fuga, dirigido por Belén Funes.

LAS FURIAS, EN EL CINE CLUB CHAPLIN

lasfuriasEsta semana llega al Cine Club Chaplin una película española que viene a ser el debut cinematográfico de uno de los más prestigiosos y valorados directores de teatro, Miguel del Arco que, sin embargo, tiene ya algunas experiencias en la pantalla, como actor en varios títulos y también director de tres cortometrajes.

Personaje verdaderamente inquieto, pero de formación académica, a través de la Real Escuela Superior de Arte Dramático y la Escuela Superior de Canto, es en la práctica diaria sobre los escenarios donde ha demostrado una intensa capacidad creativa y renovadora.

Con ese espíritu acomete la dirección de Las Furias, estructurada en torno a las relaciones, ciertamente conflictivas, que mantienen entre sí los miembros de una familia, siempre en tensión y dispuestos a que la crisis estalle en cualquier momento. El estallido se produce cuando la matriarca anuncia su intención de vender la casa familiar e invita a cada uno de los miembros a que elija el objeto que desea conservar como recuerdo.

El reparto incluye a un impresionante plantel de actores: Emma Suárez, Bárbara Lennie, José Sacristán, Carmen Machi, Alberto San Juan, Mercedes Sampietro y Gonzalo de Castro.

La película tiene una duración de 125 minutos y se proyecta este miércoles, día 1 de febrero, a las 5 y 7,30 de la tarde y 10 de la noche, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca. Previamente se proyectará el cortometraje de animación Amor de invierno, dirigido por Isabel Helguera.

“ESA SENSACIÓN”, ESTA SEMANA EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

foto1Esa sensación es un título que viene marcado por la juventud de sus directores e intérpretes y por una irrefrenable vocación de aportar un aire nuevo, diferente, al cine español, lejos de la agobiante publicidad que ofrecen las cadenas de TV sobre aquellas películas que ellas mismas producen y que parecen ser las únicas existentes, olvidando o marginando a aquellas otras que siguen caminos diferentes.

En Esa sensación confluyen tres directores jóvenes, Juan Cavestany, Julián Genisson y Pablo Hernando, todos ellos avalados ya por trabajos anteriores y que ahora unen fuerzas no para realizar tres schkets diferenciados e independientes, como suele suceder en las películas de episodios sino que sus historias se enlazan entre sí para dar forma a un todo que intenta ser lo más coherente posible.

Los directores, a la vez guionistas, han buscado personajes nada convencionales a los que sitúan en momentos igualmente atrevidos para dar lugar a unas experiencias en muchos casos insólitas pero siempre atractivas porque nos van a desvelar un mundo muy alejado del que se corresponde con el que nos ofrece la rutina diaria.

Un grupo de jóvenes actores, encabezado por Lorena Iglesias, Vito Sanz, Jorge Suquet y Miguel Insúa se encargan de la interpretación de esta película que llega al Cine Club Chaplin este miércoles, día 9 de noviembre, con una duración de 80 minutos, en sesiones de las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

 

EL CINE-CLUB CHAPLIN INICIA LA TEMPORADA CON “POZOAMARGO”, CON PRESENCIA DE SU DIRECTOR E INTÉRPRETE

fotogramapozoamargoEl Cine Club Chaplin de Cuenca pone en marcha su temporada número 46, que se iniciará este miércoles, 5 de octubre, de una manera muy especial, con el estreno de la película Pozoamargo, rodada en el pueblo conquense de este nombre y con la presencia de su director, Enrique Rivero y de su protagonista, el actor Jesús Gallego, que harán la presentación del film al inicio de la sesión de las 19,30 horas.

 

La historia gira en torno a un personaje, Jesús, que sufre una enfermedad venérea que afecta seriamente a su estabilidad emocional, por lo que decide refugiar en el campo, en un pequeño pueblo aparatado de las grandes rutas de comunicación, con la aspiración de trabajar como campesino. En esta nueva situación vital aparece Gloria, una joven que también ha ido al pueblo en busca de refugio tras un accidente. El destino interviene para que estos dos personajes se enfrenten a una nueva forma de vivir, con la perspectiva de que sus existencias puedan conocer un mejor futuro.

Interpretada por Jesús Gallego y Natalia de Molina, Pozoamargo es una producción hispano-mexicana y será proyectada en las sesiones del Cine Club en Multicines Cuenca, a las 17, 19,30 y 22 horas del próximo miércoles.

LA ACADEMIA DE LAS MUSAS, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

Sin títuloEn el seno del cine español existen directores de la más variada naturaleza. Entre toda la tipología que se puede encontrar hay un nombre absolutamente inclasificable, único, realmente singular: José Luis Guerín (Barcelona, 1960), autor de una obra todavía corta pero de perfiles inconfundibles. Lo es desde el planteamiento de cada una de sus historias.

En La Academia de las Musas ofrece un esquema que parece muy arriesgado, nada cinematográfico: un profesor de Filología habla con sus alumnos sobre poesía y la influencia de las musas. El arranque es el de un documental que de modo casi inadvertido va derivando hacia la ficción mientras lo que parece un tema árido se enriquece con las experiencias vitales de los participantes en el coloquio y los demás personajes; todo ello a través de una dirección marcada por la sensibilidad, el detalle en la búsqueda de los gestos, el cuidado de la palabra, mediante un estilo depurado, de enorme transparencia visual.

La Academia de las Musas es una película diferente, hecha desde la libertad, en una clara invitación a la inteligencia del espectador y llega avalada con el Giraldillo de Oro que ganó en el festival de Sevilla.

El cineclub Chaplin presenta ahora esta película que, con una duración de 92 minutos, se proyectará este miércoles, 6 de abril, en Multicines Odeón en sesiones a las 17, 19,30 y 22 horas.

UN OTOÑO SIN BERLÍN, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

Sin título1Un otoño sin Berlín es la primera película dirigida por la joven realizadora española Lara Izaguirre. Nacida en el País Vasco, formada en la Escuela de Cine de Nueva York y con una amplia experiencia en diferentes oficios cinematográfico, también ha realizado varios cortometrajes antes de acometer la dirección de su primera obra larga, que sin ser directamente autobiográfica sí recoge situaciones que ella considera comunes a su generación.

Nos encontramos, en efecto, ante la historia de unos jóvenes que se ven obligados a viajar al extranjero, para estudiar o trabajar, volviendo años después a su lugar de origen envueltos en una cierta sensación de desamparo o insatisfacción, no habiendo conseguido arraigar en el lugar al que fueron y con una cierta sensación de desconcierto al volver.

La película tiene una duración de 95 minutos y se proyectará este miércoles, 27 de enero, en el Cine Club Chaplin. Previamente se pasará el cortometraje Los demonios, de Miguel Azurmendi. Las sesiones, como siempre, a las 17, 19,30 y 22 horas, en Multicines Odeón.

EL MUNDO SIGUE, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

elmundosigueEl Cine Club Chaplin termina su programación trimestral con la proyección, este miércoles, de una auténtica joya del cine español, El mundo sigue, dirigida en 1963 por Fernando Fernán-Gómez, pero que ha permanecido inédita hasta ahora.

En efecto, cuando apenas si había sido estrenada, en Bilbao, la autoridad gubernativa ordenó su secuestro, de manera que solo unos centenares de personas pudieron llegar a verla. De hecho, se cuenta que Fernán Gómez murió convencido de que su película, una de las más personales rodadas por él, nunca había llegado a ser proyectada.

Tras permanecer todos estos años almacenada en el domicilio del productor Juan Estelrich allí ha podido ser encontrada ahora y recuperada, para asombro y disfrute de los espectadores actuales. Aquí está, limpia y transparente, una de las imágenes más desoladoras de la España del franquismo, vista a través de la dura convivencia en el seno de una familia cuyos personajes vienen a simbolizar la amargura de toda una generación.

Seca, austera, interpretada de una manera grandiosa por Lina Canalejas, Gemma Cuervo, Milagros Leal y el propio Fernán-Gómez, El mundo sigue, que tiene una duración de 124 minutos, se proyectará en el Cine Club Chaplin este miércoles, 16 de diciembre, a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

“NEGOCIADOR”, IRONÍA Y HUMOR EN LA PELÍCULA SEMANAL DEL CINE-CLUB CHAPLIN

negociador-cartel-bLa película de esta semana en el Cine Club Chaplin es un excelente ejemplo de cómo desde la ironía (y la inteligencia) puede tratarse un tema serio, incluso trascendente, sin que por ello disminuya el interés ni se roce la chabacanería.

Ya lo hicieron, con sobrada maestría, los grandes genios de la comedia americana, con Charles Chaplin, Ernst Lubitsch y Billy Wilder a la cabeza. En esa estela se mueve Borja Cobeaga, a partir de un asunto ciertamente muy serio y que durante décadas ha estado amargando la vida de los españoles en general y de los vascos en particular.

Negociador, con un excelente Ramón Barea en cabeza del reparto, surge a partir de un hecho real: las negociaciones que el dirigente socialista Jesús Eringuren mantuvo en los años 2005 y 2006 con responsables de la banda terrorista ETA, asunto ciertamente comprometido pero que en su desarrollo dio lugar a escenas verdaderamente desternillantes, que Cobeaga sabe utilizar con sabiduría y elegancia.

Con una duración de 80 minutos, la película se proyectará este miércoles, 11 de noviembre, a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca

APRENDIENDO A CONDUCIR, EN EL CINE-CLUB CHAPLIN

Sin título1Isabel Coixet se ha ido ganando, a fuerza de películas, un prestigio considerable como directora, junto con la generalizada idea de que no es nada fácil acercase a su cine. Títulos como A los que aman, Mi vida sin mí, La vida secreta de las palabras o Mi otro yo, avalan esa idea de dificultad comprensiva que hasta ahora venía acompañando su forma de entender la creatividad fílmica.

Hasta ahora. Porque Aprendiendo a conducir es exactamente lo contrario: clara, diáfana, amable, simpática incluso, en torno a dos personajes desarraigados que coinciden en Manhattan. Él es taxista, un hindú sin papeles que intenta comprender la forma de vivir americana. Ella es una escritora cuyo matrimonio hace aguas y que en ese trance decide aprender a conducir.

Dos excepcionales intérpretes, Ben Kingsley y Patricia Clarkson llevan en volandas esta historia que ocupará la sesión número 1498 del Cine Club Chaplin, este miércoles, día 21 de octubre.

Con una duración de 90 minutos, la película se proyectará en versión original subtitulada en español a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca.

ESTE JUEVES, MAGICAL GIRL EN EL CINE CLUB CHAPLIN

magical-girl1La coincidencia de la festividad de San Julián en miércoles aconseja pasar la habitual sesión semanal del Cine Club Chaplin al jueves, día 29, jornada dedicada a una de las películas españolas de mayor impacto reciente, Magical Girl.

Dirigida por Carlos Vermut (esta es su segunda película) ofrece un relato entre realista y fantástico en el que las dos corrientes expresivas se unen con un artificio tan bien elaborado y tan inteligentemente desarrollado que termina por envolver al espectador.

Cine onírico a la vez que un thriller en la mejor tradición americana, Magical Girl relata los sueños de una niña enferma que aspira a poseer el vestido de una serie japonesa; para conseguirlo, su padre hará lo posible y lo imposible y en esa búsqueda encontrará personajes únicos, con los que urdirá la apasionante trama del film. José Sacristán, Bárbara Lennie, Luis Bermejo y Alicia Pollán forman el enorme entramado del film, que consiguió la concha de oro en el festival de San Sebastián y la concha de plata al mejor director, mientras que en la reciente entrega de los premios Feroz (concedidos por los críticos de cine) tanto Sacristán como Lennie han sido elegidos los mejores actores del año.

La película tiene una duración de 127 minutos y se proyectará este jueves, 29 de enero, a las 17, 19,30 y 22 horas, en la Sala Cinco de Multicines Odeón Cuenca. Previamente se proyectará un cortometraje.

CANIBAL, 15 de enero

image001Canibal se encuentra en los lugares de honor para aspirar al reparto de los Goya dentro de unas semanas, con muchísimas probabilidades de tener casi seguro uno de ellos, el de mejor actor, que encuentra en Antonio de la Torre un candidato señalado por el dedo de la fortuna. Su extraordinaria interpretación lo merece, resultado de un estudio extraordinariamente profundo y cuidado de un personaje que va a formar parte de la antología de psicópatas de prestigio que forman el mundo del cine. Con esta película, el director Manuel Martín Cuenca, nacido en Almería en 1964, ha logrado llevar a cabo, a juicio de la crítica, un detenido análisis de la personalidad del protagonista para ir mucho más allá de lo que podría ser una simple película de terror o de crímenes patológicos. Con Antonio de la Torre actúan Olimpia Melinte, Alfonsa Rosso, Yolanda Serrano y Gregory Broussar.

La película podrá verse en la sesión número 1440 del Cine Club Chaplin, este miércoles, día 15 de enero, en Multicines Odeón Cuenca, en las habituales sesiones de las 17, 19,30 y 22 horas

EL ARTISTA Y LA MODELO 20 de febrero 2013 Sesión número 1411

untitledDirector: Fernando Trueba (2012). Director. Productor: Fernando Trueba. Guion: Fernando Trueba y Jean-Claude Carrière.

Fotografía: Daniel Vilar. Técnica: Normal, Blanco y negro. Dirección artística: Pilar Revuelta. Montaje: Marta Velasco

Actores: Jean Rochefort (Marc Cros), Aida Folch (Mercè), Claudia Cardinale (Léa), Chus Lampreave (María), Götz Otto (Werner), Christian Sinniger (Emile), Martin Gamet (Pierre), Mateo Deluz (Henri)

Duración: 104 minutos

Un viejo escultor de fama, cansado de la vida y de la locura de los hombres, reencuentra, gracias a la llegada de una joven española escapada de un campo de refugiados, el deseo de volver a trabajar y esculpir su última obra, en la Francia ocupada de 1943. Mientras trabajan, la modelo y el artista hablan con sencillez y cercanía de todo lo que les rodea.

Llega por quinta vez Fernando Trueba (Madrid, 1955) a la pantalla del Cine-Club, por donde ya pasaron El sueño del mono loco, Calle 54, El milagro de Candeal y El baile de la victoria. Y lo hace con una película novedosa, rompedora, en blanco y negro, en un estilo fascinante. Trueba cursó estudios de Filosofía y Cine en la universidad Complutense. Crítico de cine en El País y Guía del Ocio, fundó la revista Casablanca, de corta pero intensa vida en el género cinematográfico. Empezó a rodar cortos a mediados de los setenta, rodando su primera película como director en 1980. A partir de ese momento comenzó a definir una línea estética y expresiva muy determinada, encajada dentro de la comedia, para la que se muestra especialmente dotado con sutiles dotes de observación e ironía, casi siempre en torno a cuestiones vinculadas con las relaciones amorosas y personales. En 1999 accedió a la presidencia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. Con Belle époque ganó el oscar a la mejor película extranjera de 1992 tras haber obtenido tres Goyas el mismo año. Cinco años después, en 1998, consiguió otros cinco Goyas por La niña de tus ojos. Medalla de oro a las Bellas Artes (1997) a partir del año 2000 viene ensayando con notable éxito la fórmula del documental musical porque, para el director español, uno de los nombres punteros de la actual cinematografía nacional, la música ha sido siempre un elemento sustancial en el montaje final de sus obras, cuestión que siempre ha estado presente desde que debutó con Ópera prima (1980). Inquieto, a la búsqueda constante de nuevas fórmulas, en El artista y la modelo ha vuelto al blanco y negro para dar forma a una historia que tiene mucho de sentimental y que difícilmente podría entenderse sin la presencia del veteranísimo y excelente actor francés Jean Rochefort (Paris, 1930), ganador de seis César de interpretación (y uno más, al conjunto de su obra), con una fi lmografía tan extensa como imposible de reducir aquí a unos pocos títulos. Trueba segura que la suya es una película en la que los diálogos y los silencios marcan un ritmo diferente, el del tiempo necesario para contarla. Por eso, “tiene mucho de película de pura imagen” y sobre el trabajo de Rochefor comenta: “Es un tío que curra cada palabra. Es el actor más arriesgado con el que he trabajado. Se tira sin red. Hace tomas muy distintas, arriesga, experimenta, prueba cosas y, a veces, captas algo único que es como la vida. En una escena en la que él no estaba muy contento con el diálogo, le hice improvisar mucho y conseguimos lo que queríamos. Es muy notable en un actor. Y sobre todo a su edad. Nos hemos reído mucho en el rodaje”. Y una nota sobre la escultura que aparece en la película, “Armonía”, una obra de Aristide Maillol que se encuentra en la propia tumba del artista.

5 diciembre 2012 ELEFANTE BLANCO

cartelNacionalidad: Argentina, España. Director: Pablo Trapero (2012). Producción: Alejandro Cacetta, Pablo Trapero, Juan Gordon, Juan Vera y Juan Pablo Galli. Guion: Pablo Trapero. Fotografía: Guillermo Nieto. Dirección artística: Juan Pedro Gaspar. Música: Michael Nyman. Montaje: Pablo Trapero y Nacho Ruiz Capillas

Actores: Ricardo Darín (Julián), Jérémie Rénier (Nicolás), Martina Gusman (Luciana). Guion: Alejandro Fadel, Martín Mauregui, Santiago Mitre y Pablo Trapero. Duración: 110 minutos

Los curas Julián y Nicolás, con experiencias acumuladas en varios trabajos en Centroamérica, se asientan en una barriada de Buenos Aires para desarrollar su apostolado y labor social. Allí conocen a Luciana, una asistenta social, con quien lucharán contra la corrupción, un mal endémico de la zona, actividad que suscitará el encono de la jerarquía eclesiástica y de los poderes gubernamentales y policiales.

Del argentino Pablo Trapero (San Justo, 1971) tuvimos ocasión de conocer un primer trabajo, El Bonaerense, en la sesión del cine club del 12-11-2003 y ya entonces tuvimos ocasión de conocer la forma directa, sin concesiones, con que afrontaba desde posiciones muy críticas algunas cuestiones que forman parte de la naturaleza diaria en su país natal. De hecho, la afición de Trapero por contar historias que tienen que ver con la injusticia social se encuentra de manifiesto en toda su obra: Mundo grúa (1999), la ya citada El bonaerense (2002), Familia rodante (2004), Leonera (2008) y Carancho (2010) a la que ahora se une Elefante blanco que aporta, además, una siempre interesante visión sobre la existencia de otra iglesia, u otro tipo de iglesia, bien diferente a la que tenemos al alcance de la mano, en lo que representa de implicación directa en la problemática cotidiana de los seres humanos y en las aportaciones que los sacerdotes pueden hacer para resolver problemas y plantar cara a situaciones conflictivas. “Lo que se ve en la película -dice Trapero- es que hay mucha más gente de la que imaginamos y conocemos que está metida de lleno en un trabajo que, a largo plazo, puede traer un poco de alivio en los problemas cotidianos de los vecinos de estos barrios”. Los dos curas protagonistas representan generaciones diferentes e incluso posiciones doctrinales un tanto dispares. Julián (Ricardo Darín) es más veterano, procedente de la generación que estuvo muy implicada con los movimientos revolucionarios americanos de mediado el siglo anterior; Nicolás (Jérémie Reiner) viene de viajar por el mundo participando en misiones humanitarias. Ambos confluirán en esta barriada de Buenos Aires, con sus propias actitudes personales en cuanto a la forma de ejercer el compromiso en el que los dos creen, actividad en la que contarán con el apoyo cómplice de Luciana (la actriz Martina Gusman, esposa de Trapero) quien aporta su propia visión de lo que sucede en el film: “Nos muestra la fe religiosa pero también la fe del compromiso en el trabajo del día a día y del compromiso con la política. Al mismo tiempo, es una historia de amor hacia su trabajo, al prójimo, hacia los vecinos y entre los personajes”. Con estos mimbres surge Elefante blanco, proyectada durante el último festival de Cannes en la sección “Una cierta mirada” y que nos trae hasta este rincón europeo un poco del aroma conflictivo que se vive al otro lado del mar, allá donde la señora viuda de Kirchner ejerce su peculiar manera de entender el poder y la democracia.

7 de noviembre: EXTRATERRESTRE

Nacionalidad: España. Director: Nacho Vigalondo (2011). Productores: Nahikari Ipiña y Nacho Vigalondo. Guion: Nacho Vigalondo. Fotografía: Jon D. Domínguez. Dirección artística: Idoia Esteban. Música: Jorge Magaz. Vestuario: Ana María Holgueras

Actores: Michelle Jenner (Julia), Julián Villagrán (Julio), Carlos Areces (Ángel), Raúl Cimas (Carlos), Miguel Noguera (tipo). Duración: 90 minutos

 

Julio y Julia no se conocen el uno al otro, pero despiertan en la misma cama después de una borrachera de la que no recuerdan nada. Él se enamora al instante; ella no. Y por si la situación no fuese lo suficientemente incómoda, Julio y Julia se dan cuenta de que un gigantesco OVNI flota sobre la ciudad.

 En apariencia (sólo en apariencia) esta es una película de ciencia-ficción e incluso algunos críticos han querido encontrar en la simbología final del relato algún tipo de paralelismo con Encuentros en la tercera fase (Steven Spielberg, 1977), pero quizá sería en exceso reduccionista adjudicar ese único propósito al último film dirigido por el siempre original Nacho Vigalondo (Cabezón de la Sal, Santander, 1977) pues posiblemente acertaríamos más incluyéndolo en el género de la comedia, con notables momentos para la diversión, la sonrisa e incluso la carcajada. Esta es la segunda película que dirige Vigalondo, quien empezó a estudiar Comunicación Audiovisual, pasando pronto a realizar cortometrajes (alguno bastante premiado en concursos y festivales, incluyendo una nominación al oscar por 7,35 de la mañana) participar en la escritura de guiones para programas televisivos, como “Gran Hermano”, “Muchachada Nui” y “Vaya semanita”, un estimulante programa del que solo han podido disfrutar los telespectadores de la cadena vasca ETB.

Dirigió también varios spots publicitarios, uno de ellos para Chesterfield y otro muy popular (“Tres en un burro”) para la empresa óptica Visionlab. Todo ello antes de acometer su primer largometraje, Los cronocrímenes (2007), ya en clave de ciencia-ficción o, si se quiere mejor, de situaciones paranormales y por la que estuvo nominado al Goya como mejor director novel. El sentido del humor, un tanto cáustico y corrosivo, que practica Vigalondo le ha producido algún disgusto, como cuando publicó algunas bromas de dudoso gusto sobre el Holocausto judío a través del blog que mantenía en “El País”, con la consiguiente polémica (ya sabemos todos lo que pasa cada vez que hay chistes o comentarios sobre musulmanes o judíos) que hizo al periódico cancelar el blog e incluso una campaña de publicidad en la que participaba el director.

Sobre Extraterrestre, Vigalondo dice “asociarse a un género popular y reconocible, con unas claves que todo el mundo identifica, y jugar con ellas, es muy divertido. Más que un rasgo de estilo, para mí es un juguete consciente y muy apetecible. En cualquier caso, no quiero dar a entender que la ciencia-ficción es un peaje para llegar a otros terrenos. Cuando empecé a escribir el guión no tenía claro qué derroteros tomaría. Siento una enorme atracción por el ovni como icono de la cultura popular. Me fascinan las grabaciones de platillos volantes, de YouTube, documentos dotados de una poética involuntaria bastante interesante”. El resultado es una comedia organizada de manera sentimental a partir de la posibilidad de una invasión de seres de otros mundos con la que Nacho Vigalondo da un paso más en el afianzamiento de su posición como uno de los directores españoles más interesantes, dentro de la última generación surgida a caballo del nuevo siglo que ya ha dado la vuelta a su primera década.

3 de octubre de 2012: MIEL DE NARANJAS

Nacionalidad: España, Portugal. Director: Imanol Uribe (2012). Productores: Enrique González Macho y Luís Galvão Teles.

Guion: Remedios Crespo. Fotografía: Gonzalo Berridi. Dirección artística: Edou Hydallgo. Música: Nuno Malo. Montaje: Buster Franco

Actores: Blanca Suárez (Carmen), Iban Garate (Enrique), Karra Elejalde (don Eladio), Ángela Molina (María), Bárbara Lennie (Ana), Eduard Fernández (Vicente), Fernando Soto (don José), Nora Navas (Miel), Carlos Santos (Ramos), José Manuel Poga (Leopoldo), Marcantonio del Carlo (Miguel)

Duración: 101 minutos

 Son los años 50 en Andalucía. Por aquel entonces, Enrique y Carmen son una joven pareja de novios. Carmen consigue, gracias a su tío Eladio, que su novio se quede a prestar el servicio militar en un juzgado de la ciudad. Enrique, a la vista de las injusticias que presencia cada día, se da cuenta de que para cambiar el rumbo de las cosas tiene que actuar. Pronto se verá involucrado en arriesgadas acciones que pondrán en peligro su vida y la de sus compañeros.

Cinco años después de su último trabajo para el cine español, Imanol Uribe vuelve a ponerse tras la cámara y lo hace con la intención de retomar la estructura narrativa clásica, el aroma de una forma de hacer cine casi olvidada. El guión está inspirado en su propia experiencia personal, a través de lo que le había contado su padre: “Tras los juicios le obligaban a hacer ruido con la máquina de escribir, para que pareciera que redactaba las sentencias y él aprovechaba para escribir cartas de amor a mi madre”. Imanol Uribe (San Salvador, 1950) se tituló en la Escuela Oficial de Cine en 1974 y tras rodar varios cortometrajes ambientados en el País Vasco, rodó su primer largometraje, El proceso de Burgos (1979), con técnica de documental y reportaje a partir de los testimonios de los protagonistas de aquel suceso que marcó el tramo final del franquismo.

Luego siguió realizando un cine testimonial antes de integrarse plenamente en la ficción, si bien en ningún momento ha perdido su capacidad de compromiso y análisis de situaciones vinculadas con el presente: La fuga de Segovia (1981), La muerte de Mikel (1984), Adiós, pequeña (1986), La luna negra (1989), El rey pasmado (1991, su única incursión en cine histórico), Días contados (1994), Bwana (1996), Extraños (1998), Plenilunio (2000), El verano de Carol (2002) y La carta esférica (2007), su última película, tras la que se ha producido la larga interrupción que ahora se corta, volviendo a recuperar para la pantalla a uno de los directores más personales de nuestro cine. Al comentar esta última obra, la que hoy nos visita, Imanol Uribe resume su pensamiento al decir que “es una película poliédrica: hay un viaje iniciático del protagonista, hay una historia de amor, otra de aventuras, con una evasión; y hay un trasfondo político, sobre todo de ámbito militar”. Por su parte, la protagonista, Blanca Suárez (una de las actrices de moda en el cine español), que aquí interpreta por primera vez un papel principal, explica: “Interpreto a una mujer que tiene muchísima fuerza, que ha vivido una serie de cosas por culpa de la guerra y que guarda un gran secreto. Es una historia de amor, de supervivencia y lucha, un poco a la antigua usanza. Y hemos querido tratar la época de forma más luminosa de lo habitual. Sí, se cuenta una historia dura, pero un entorno colorista y radiante. Un contraste que me ha parecido muy interesante”. Repetidamente galardonado en el festival de San Sebastián y numerosos premios Goya a lo largo de su carrera, la recuperación de Uribe es, sin duda, una grata noticia para todos.