Mathieu Amalric

11 de enero: TOURNÉE

Título original: Tournée. Nacionalidad: Francia. Director: Mathieu Amalric (2010). Producción: Yaël Fogiel y Laetitia Gonzalez. Guion: Mathieu Amalric, Philippe Di Folco, Marcelo Novais Teles y Raphaëlle Valbrune. Fotografía: Christophe Beaucarne. Dirección artística: Stéphane Taillasson. Montaje: Annette Dutertre

Actores: Mathieu Amalric (Joachim Zand), Miranda Colclasure (Mimi Le Meaux), Suzanne Ramsey (Kitten on the Keys), Linda Marraccini (Dirty Martini), Julie Ann Muz (Julie Atlas Muz), Angela De Lorenzo (Evie Lovelle), Alexander Craven (Roky)

Duración: 111 minutos. Versión original con subtítulos en español. Premio al mejor director en el festival de Cannes 2010

Al cumplir los 40, Joachim Zand, productor de televisión parisino, lo abandona todo y se marcha a Estados Unidos para iniciar una nueva vida. Regresa a Francia acompañado de las New Burlesque, una compañía de mujeres voluptuosas que, como ellas mismas dicen, hacen shows de striptease que hombres y mujeres disfrutan por igual. Joachim les ha prometido una gira que concluirá a lo grande en un teatro de París.

Mathieu Amalric (Neuilly-sur-Seine, 1965) es un actor con larga trayectoria y sólido prestigio en el cine europeo,cualidades a las que une ahora su trabajo como director. Hijo de madre judía polaca con origen en la misma aldea de Roman Polanski, reconoce que la tradición de esa fe religiosa no solo le infl uye personalmente, sino que se manifi esta en el peculiar “sentido del humor judío” que manifi estan autores como Lubitsch, Saul Bellow, Isaac Bashivis Singer o, reciamente, Woody Allen. Recibió el “César” francés al mejor actor revelación en 1997 y luego el de mejor actor, en 2005 y 2008. Como director, su primer trabajo fue Mange ta soupe (1997), al que siguieron Le stade de Wimbledon (2003), La chose publique (2003) y ahora esta Tournée que ha recibido los más cálidos elogios por la frescura de su tratamiento, la alegría de la propuesta (envuelta en un sentimiento de triste melancolía) y la habilidad de la narración. Sobre la película, el crítico Jordi Batlle escribió en La Vanguardia, de Barcelona que es “una obra muy personal, admirablemente comunicada, casi una obra maestra. Hay en sus tripas un gran sentido del cine y un muy profundo conocimiento de la especie humana, dos rasgos que raramente cabalgan juntos. Su columna vertebral es la tradicional road movie (o railroad movie,tanto da) y quienes la protagonizan, un grupo de mujeres artistas del cabaret, ofi ciantes del new burlesque americano de gira por Francia con su mánager. Son mujeres de cierta edad y lucen cuerpos entre rubensianos y fellinianos, mastican cada día la más desasosegadora de las soledades y no ven en el horizonte futuro halagüeño alguno. El mánager (memorable Amalric), fumador compulsivo en perpetuo movimiento, es otro looser irrecuperable. La gira pretende tener París como meta, pero la cosa no chuta, el negocio funciona malamente, alguna plaza se cancela… Filmada con realismo casi documental y una cámara muy suelta, libérrima, sin pagar impuesto al espectáculo (los shows están casi todos vistos entre bastidores), Tournée pinta un paisaje humano desolador, agitado, a menudo histérico, pero por encima de todo Amalric sabe enfocar nuestra mirada al corazón de los personajes, a su inmensa ternura. Se ha hablado, y el propio Amalric lo reconoce, de John Cassavetes como infl uencia (esa sinceridad insobornable en la exploración de los sentimientos), pero el espectador con memoria detectará también la huella de la subestimada pero excelente última película de Robert Aldrich, Chicas con gancho. Las une una trama parecida, un tono de tristeza similar y sabiduría para crear un clima: las escenas en hoteles y vestíbulos, trenes, gasolineras o en el derrelicto paraíso del fi nal dan a Tournée un sabor especial, francamente persuasivo”.